Las fintechs seguirán expandiéndose durante 2020

Por Carlo Mario Dioses, cofundador de PuntoComRent
Los últimos dos años han sido atípicos para la banca peruana, en parte porque se ha registrado un número inusualmente alto de cambios en las gerencias generales. Así tenemos a Gianfranco Ferrari en el BCP (2018), Julio Malo en Pichincha (2018), Carlos Morante en el banco Cencosud (2018), Fernando Eguiluz en el BBVA (2019) y a Samuel Sánchez en Banco Ripley (2019). Esto no es más que el reflejo del reacomodo estratégico que la banca tradicional está experimentando, no sólo en el Perú sino en todo el mundo, ante los cambios en la forma como las personas y empresas toman sus decisiones en un contexto cada vez más digital. Es que la banca, como la industria madura que es, ha tardado en reaccionar ante todos estos cambios, y esto es lo que ha generado espacios de mercado que han sido aprovechados por las fintechs, estas nuevas empresas que brindan un servicio o producto financiero apoyadas en herramientas tecnológicas y digitales de vanguardia.
El número de fintechs en el Perú se ha incrementado durante este año y se calcula que hay cerca de 120 en operación, según estimaciones de EmprendeUP. Todo apunta a que ese número se incrementará sustancialmente en 2020 pues la banca se seguirá reacomodando, dejando más espacios para el desarrollo de más fintechs. Precisamente, el principal espacio que sigue dejando la banca es la rapidez de las operaciones. Las personas y las empresas ya no esperan y buscan una atención inmediata. Todo es “para ayer”. Esto es lo que ha ocurrido en el leasing, el factoring, la conversión de divisas y otros tipos de soluciones financieras.
Por ejemplo, PuntoComRent, fintech especializada en leasing operativo de laptops para empresas, tiene un tiempo de aprobación y colocación de productos que puede llegar a las 24 horas, en tanto que una operación de leasing financiero bancario no baja de 20 días en el mejor de los casos. De hecho, el leasing financiero sigue siendo una solución para activos de larga duración (transporte, maquinaria o inmuebles) pero no fue concebido para activos de rápida obsolescencia como las computadoras, celulares, drones y en general cualquier tecnología. Aquí la solución es distinta y no viene de la banca: el leasing operativo (no financiero) que es brindado por una fintech. Este es solo un ejemplo de los espacios que deja la gran industria financiera. Y como éste hay muchos.

Afíliate aquí